976 467 576
Administrador Zaragoza
Metodología de trabajo administración de fincas

ESTADO DE ALARMA

EN ADIFIN SEGUIMOS TRABAJANDO PARA USTED

Mientras dure el Estado de Alerta decretado por el Gobierno de España, se suspenden las visitas presenciales en nuestro despacho.

Seguiremos atendiéndole como siempre por vía teléfonica y email.

Para más información y detalles CONSULTE AQUÍ

Administrador de fincas Zaragoza

976 467 576

- Estamos en Zaragoza -

Gestión administrativa

Administración jurídica

Administrador de Fincas

¿En qué nos diferenciamos?

Servicio de urgencias 24 horas en adminitración de fincas

Servicio 24 horas

Cuidamos de Ud. las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los 365 días del año.

Todos nuestros clientes disponen de un teléfono para la atención de cualquier urgencia, averia o siniestro que pudiera ocurrirles tanto en su Comunidad como en su propia vivienda.

Presupuesto gratuito

Presupuesto gratuito

Disponemos de un formulario complejo para que Ud. pueda solicitarnos un presupuesto totalmente gratuito.

Contamos con un equipo de profesionales en la administración de fincas que le facilitarán un presupuesto detallado.

Asesoramiento en casa

Administrador en casa

Les mostramos los vídeos realizados por el Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas de España.

Metodología de trabajo

Asesorías gratuitas

Protección de datos

COVID: Ayudas al alquiler en Aragón

La situación provocada por el coronavirus ha dificultado el pago la vivienda para muchas personas que se encuentran en régimen de alquiler. Por ese motivo, el Gobierno de Aragón puso en marcha nuevas medidas que, junto con las de tipo ordinario ya existentes, permitirán a los ciudadanos hacer frente a esta complicado situación. Es el conocido como ‘fondo COVID’, que lógicamente también ha tenido implementación en otras Comunidades Autónomas. Vamos a ver cuáles son los requisitos de estas ayudas en Aragón y cómo pueden solicitarse.

¿Qué requisitos hay que cumplir para ser beneficiario de la ayuda al alquiler?

Quienes deseen obtener esta ayuda deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • Tener nacionalidad española, o bien residir legalmente en España.
  • Que su renta sea igual o inferior a 600. Existen algunas excepciones: así, en los casos de familia numerosa, el importe puede llegar hasta los 900 euros.
  • Estar al corriente del pago del alquiler en los meses de enero, febrero y marzo.
  • Presentar un contrato de arrendamiento habitual, demostrando la situación de vulnerabilidad social y económica como consecuencia del COVID-19.
  • De forma adicional, existen requisitos para demostrar que no se tienen recursos por otras vías. Por ejemplo, no podrán acceder a la ayuda aquellas personas que sean propietarias o usufructuarias de otra vivienda en España, ni tampoco quienes tengan parentesco de primer o segundo grado de consanguineidad o de afinidad con el arrendatario, o sean socios o partícipes del arrendador.

¿Qué modalidades de ayuda existen?

Encontramos dos tipos distintos de ayudas, encaminados a atender dos situaciones diferentes:

  • Por un lado, ayudas para quienes tengan problemas transitorios para atender el pago del alquiler.
  • Por otro lado, ayudas para quienes no puedan hacer frente a la devolución de ayudas transitorias de financiación avaladas por el Instituto de Crédito Oficial.

¿Cómo se realiza este trámite?

Estas ayudas tienen un plazo que se extiende desde el 22 de junio al 30 de septiembre de 2020. Para acceder al trámite en cuestión, la Administración ha habilitado el siguiente enlace: https://www.aragon.es/tramitador/-/tramite/solicitud-ayudas-minimizar-impacto-economico-social-covid-19-alquileres-vivienda-habitual

Este enlace permite realizar el trámite cómodamente desde casa, es decir, de forma telemática. No obstante, también es posible la realización presencial, por lo que se puede solicitar cita previa por internet y después acudir a una oficina física. Existen una serie de documentos que se deberán presentar pero, además, existen también documentos específicos según si el solicitante es trabajador por cuenta propia o ajena. Recomendamos informarse bien de todos los documentos necesarios para, de esta forma, realizar el trámite de forma más rápida una vez que se empiece con la solicitud.

Una vez presentada la solicitud, el tiempo de resolución es de 3 meses, a contar desde la fecha en que termina el plazo de presentación de solicitudes (30 de septiembre).

¿Cuál es el importe de la ayuda?

Las personas que, una vez realizado el trámite, sean declaradas como beneficiarios, tendrán derecho a una ayuda que consistirá en el 100% de la renta de alquiler, si bien, con un importe máximo de 600 euros mensuales, incrementada hasta 900 euros en los supuestos de familias numerosas.

En el caso de las personas que soliciten ayudas transitorias para financiación (otra de las modalidades que existen en estas ayudas), el límite será de 5400 euros, con el límite máximo del préstamo concedido.

Esperamos que esta información haya sido de utilidad. Queremos recordar que en nuestro Despacho de Zaragoza seguimos llevando a cabo con eficacia nuestra labor en Administración de Fincas, así como el correspondiente asesoramiento jurídico en esta materia. Por ello, si necesita realizarnos cualquier consulta, no dude en solicitar una cita y le atenderemos lo antes posible.

¿Quién debe correr con los gastos de reparaciones en un piso de alquiler?
Gastos de reparación en la vivienda de alquiler
Son varias las cuestiones que pueden generar dudas durante un contrato de alquiler de vivienda
Una de ellas es quién debe afrontar los gastos derivados de las reparaciones que se deban realizar en la vivienda. 

Vamos a analizarlo. La Ley Arrendamientos Urbanos (normativa básica en esta materia) diferencia entre obras que se lleven a cabo con el fin de conservación de la vivienda, obras de mejora, y obras del arrendatario

Así pues, habrá que diferenciar ante qué tipo de obra estamos. 

Tipos de obras en la vivienda de alquiler

En el caso de las obras de conservación de la vivienda, el artículo 21 deja claro que el arrendador está obligado a realizar, sin derecho a elevar por ello la renta, todas las reparaciones que sean necesarias para conservar la vivienda en las condiciones de habitabilidad para servir al uso convenido, salvo cuando el deterioro de cuya reparación se trate sea imputable al arrendatario a tenor de lo dispuesto en los artículos 1.563 y 1.564 del Código Civil (…). 

Así, como norma general, el arrendador del piso se deberá hacer cargo de costear las obras del día a día para mantener la vivienda, como pueden ser reforzar vigas, conservación del techo, etc. 

Ahora bien, el artículo también matiza que las pequeñas reparaciones que exija el desgaste por el uso ordinario de la vivienda serán de cargo del arrendatario. Sería el caso, por ejemplo, de cambiar una bombilla. 

Hay supuestos dudosos en los que algunos Tribunales fallan a favor de que el gasto lo pague el arrendador, mientras que otros consideran que debe pagarlos el inquilino: un ejemplo serían los pequeños electrodomésticos, como un microondas. 

Aconsejamos que se realice, al principio del contrato, un inventario con los bienes que tiene la vivienda, así como en su caso, la toma de fotografías o de vídeo donde se aprecie estado de la misma. 

Por su parte, son obras de mejora aquellas que, sin ser estrictamente necesarias, se realizan para mejorar la vivienda o bien porque la Ley así lo exige, como rehabilitar el edificio. 

El artículo 22 indica que el arrendatario estará obligado a soportar la realización por el arrendador de obras de mejora cuya ejecución no pueda razonablemente diferirse hasta la conclusión del arrendamiento. Como compensación, El arrendatario tendrá derecho a una reducción de la renta en proporción a la parte de la vivienda de la que se vea privado por causa de las obras, así como a la indemnización de los gastos que las obras le obliguen a efectuar. 

Por último, encontramos el supuesto de obras del arrendatario, es decir, de aquellas llevadas a cabo por el propio inquilino, sin estar incluidas en ninguno de los supuestos anteriores. 

El artículo 23 de la Ley es el que se ocupa de estos supuestos. Estas obras están sujetas a varias limitaciones, ya que el arrendatario no podrá realizar sin el consentimiento del arrendador, expresado por escrito, obras que modifiquen la configuración de la vivienda o de los accesorios a que se refiere el apartado 2 del artículo 2. 

Además, en ningún caso podrá realizar obras que provoquen una disminución en la estabilidad o seguridad de la vivienda. 

Por ejemplo, el arrendatario no podría realizar una obra que implique mover vigas o elementos de seguridad que pongan en peligro la vivienda. 

Si el arrendatario hiciera obras sin contar con el permiso del arrendador, deberá reponer las cosas al estado anterior o conservar la modificación sin tener derecho a indemnización por los gastos que ha tenido. 
Todo ello contando con que, además, el arrendador tendría derecho a dar por finalizado el contrato. 

Esperamos que esta información le haya sido de utilidad. 

Aprovechamos para recordar que nuestro Despacho de Administración de Fincas de Zaragoza cuenta con profesionales experimentados, los cuales podrán ayudarle si tiene cualquier duda con respecto a una vivienda, ya sea en propiedad o en régimen de alquiler. 

Por eso, le invitamos a contactar con nosotros si usted o su Comunidad de Vecinos necesitan asistencia en esta materia. Le atenderemos encantados.
Renta del alquiler: consideraciones a tener en cuenta
Subidas de la renta del alquiler

La firma de un contrato de alquiler reviste de gran importancia y es normal que surjan dudas, sobre todo, en lo que respecta a la renta que se deberá abonar.

Como consecuencia de la crisis surgida tras el COVID-19, en algunos casos se han producido ciertas conductas fraudulentas en lo que al precio del alquiler se refiere, razón por la cual consideramos que este artículo puede ser de ayuda.

¿Qué dice la Ley sobre las subidas de la renta del alquiler?

Es muy positivo, en resumen, estar informado de la legislación actual y de cuáles son sus límites, por lo que recomendamos seguir leyendo.

La Ley de Arrendamientos Urbanos -LAU-, que es la que regula esta materia, nos indica en su artículo 18 que durante la vigencia del contrato, la renta solo podrá ser actualizada por el arrendador o el arrendatario en la fecha en que se cumpla cada año de vigencia del contrato, en los términos pactados por las partes.

En defecto de pacto expreso, no se aplicará actualización de rentas a los contratos (…)

En todo caso, el incremento producido como consecuencia de la actualización anual de la renta no podrá exceder del resultado de aplicar la variación porcentual experimentada por el Índice de Precios al Consumo a fecha de cada actualización, tomando como mes de referencia para la actualización el que corresponda al último índice que estuviera publicado en la fecha de actualización del contrato. 

Esto significa, por tanto, que la renta solo se puede actualizar cuando termina el año de vigencia del contrato, y no en cualquier momento.

Además, se establece el IPC como forma de medir el incremento en dicha renta, para evitar así subidas abusivas.

Una conducta que se ha venido produciendo en algunos alquileres durante estos meses de pandemia es la siguiente: el arrendador ofrece un piso por un precio que es anterior a la crisis del COVID-19.

Este precio suele ser elevado, pero se ofrece una ‘salvaguarda’: se realiza un descuento durante determinados meses o años, de forma que el inquilino paga menos. Cuando finaliza dicho periodo, el descuento acaba y el precio vuelve a ser el original. ¿Qué se consigue con esto? Pues bien, se trataría de una forma de que sea más sencillo echar al inquilino, al resultarle a este muy complicado abonar el alquiler.

Evidentemente, teniendo en cuenta lo que dice la LAU, este tipo de conductas podría considerarse fraude de Ley, de forma que no serían posibles. El arrendador trataría de ampararse en la LAU para conseguir un efecto que está prohibido: en este caso, subir el precio por encima del IPC y en plazo que el arrendador quiera, que no es el plazo anual que señala la Ley.

De forma previa a la crisis causada por el coronavirus, este truco también era utilizado, por ejemplo, para conseguir sacar una vivienda al mercado antes de que expirase el tiempo que señalaba la Ley.

Este plazo, antes del 2019, era de cinco o siete años.

En definitiva, este tipo de conductas no estaría permitidas por nuestra legislación y, por eso, conviene estar bien informados antes de firmar un contrato de alquiler. En el momento presente esto es, si cabe, todavía más importante.

Por eso queremos recordar que en nuestro Despacho de Zaragoza contamos con un equipo de profesionales que pueden ofrecerle asesoramiento jurídico no solo en materia de Administración de Fincas, si no también en contratos de compraventa o alquiler. De esta forma, sea usted propietario/a o inquilino/a, puede solicitar nuestra asesoría experta para revisar el contrato y poder proteger sus intereses. También puede hacerlo cuando surjan dudas acerca de la legislación aplicable para cada situación que se produzca durante la vigencia del alquiler.

Si lo desea, puede contactar con nosotros por teléfono o bien a través de nuestra web. Esperamos que el contenido analizado en este artículo le haya sido de utilidad.
Piscinas comunitarias: ¿en qué condiciones pueden usarse este verano?
Medidas de seguridad para la apertura de piscinas comunitarias

Desde que comenzó la crisis del COVID-19, son muchas las dudas que han surgido sobre las cuestiones que rodean a nuestro día a día.

Con la llegada de los meses estivales, es lógico que entre dichas dudas se encuentre el hecho de si se podrán usar las piscinas que forman parte de una Comunidad de vecinos y, en caso afirmativo, bajo qué condiciones podrán utilizarse.

Desde nuestra administración de fincas de Zaragoza queremos clarificar esta cuestión, por lo que invitamos a leer el siguiente artículo.

Después de analizar las condiciones higiénico-sanitarias en las que se podría desarrollar el baño, el Ministerio de Sanidad confirmó que las piscinas abrirían en este verano de 2020.

Se establece para ello la normativa aplicable, en concreto a través del Real Decreto Ley 21/2020 de 09 de junio, publicado por el Gobierno, y ampliada a través de la  Orden de Sanidad 474/2020 de 19 de junio, publicada por la DGA.

Así pues, deberemos aplicar dichas normativas que regulan las condiciones para la reapertura al público de las piscinas recreativas y su uso

Es importante señalar que, según el Ministro de Sanidad -Salvador Illa-las piscinas comunitarias deben regularse por la misma orden por la que se regulan las piscinas públicas.
Esto implica que las piscinas de Comunidades de vecinos se regirán por las mismas normas que el resto de piscinas municipales, tal como señala la legislación en estos momentos.

Además de esta norma, también seguirá siendo de aplicación lo dispuesto en el el Real Decreto 742/2013, de 27 de septiembre, por el que se establecen los criterios técnico-sanitarios de las piscinas.

Con la aplicación conjunta de todas ellas, se pretende minimizar la transmisión del coronavirus, ofreciendo así un entorno seguro para los usuarios.

Requisitos para la apertura de piscinas comunitarias

Una vez tenemos claro que las piscinas comunitarias pueden abrir y bajo que legislación se regulan, es momento de ver qué requisitos deben cumplir para poder abrir y permitir el acceso al público.

Aforo

La citada Orden deja claro que el aforo máximo permitido será del 75% de la capacidad de la instalación, siempre que sea posible respetar la distancia de seguridad entre usuarios de 1.5 metros.
En caso contrario se reducirá dicho aforo a efectos de cumplir con la distancia de seguridad.

Dentro del vaso de la piscina, el aforo máximo será de una persona por cada 2m2 de agua.

Además, cuando no se posible mantener dicha distancia, será obligatorio el uso de mascarilla.

El titular de la instalación es responsable de controlar que en todo momento se respetan los límites de aforo.

Horarios y reservas

Además, para poder acceder a la piscina se requerirá la concertación de cita previa con la entidad gestora de la instalación.

Para ello, se organizarán horarios por turnos, fuera de los cuales no se podrá permanecer en la instalación.

Protocolos de desinfección y limpieza en las piscinas

En todas las piscinas, se tendrán que cumplir con unos determinados protocolos de limpieza y desinfección.

Diariamente y de forma previa a la apertura de la misma, se deberán limpiar y desinfectar los diferentes equipos y materiales como, vaso, corcheras, material auxiliar de clases, rejilla perimetral, botiquín, taquillas, así como cualquier otro en contacto con los usuarios, que forme parte de la instalación.
Asimismo, deberán ventilarse todos los espacios cerrados de uso común, como pudieran ser duchas o vestuarios.

En cuanto al agua de la piscina, se mantendrán unos niveles mínimos de cloro que garanticen la inactivación del virus. Se deberá controlar de forma periódica que se mantiene dicho nivel de cloración para que siga ejerciendo su poder desinfectante.

Además, deberá mantenerse el Ph del agua lo más bajo que permita la legislación vigente para potenciar el efecto desinfectante del cloro.

Uso de mascarillas

No será obligatorio utilizar mascarilla dentro del agua, pero sí en las zonas comunes si no se puede garantizar la distancia de seguridad.

Cartelería

Deberán ubicarse carteles, en un lugar bien visible, donde se indiquen tanto el aforo máximo de la instalación como las medidas de seguridad e higiene que deben adoptar todos los usuarios.

Los expertos señalan que el riesgo principal de las piscinas no es el agua, sino el contacto que puedan hacer los usuarios entre sí.

De ahí que se tomen estrictas medidas de seguridad, especialmente en las zonas que se consideran de uso común.

Haciendo un uso responsable de las mismas, podremos disfrutar de nuestro baño con seguridad y tranquilidad.

Esperamos que esta información le haya sido de ayuda para afrontar su vuelta a las piscinas.

No obstante, si usted u otros vecinos tienen dudas sobre el tema, le recordamos que nuestra Administración de Fincas se encuentra disponible para ayudarle a resolverlas.

Solo tiene que llamar por teléfono para explicarnos lo que necesita y nos encargaremos de orientarle adecuadamente.
Obras y reformas en comunidades y viviendas durante el Estado de Alarma
Obras y reformas durante el estado de alarma

Un tema bastante frecuente en el ámbito de la Administración de Fincas es el relativo a las obras y reformas que se llevan a cabo en los pisos o zonas de la Comunidad de vecinos.

Pues bien, tras la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, este tema también tiene consideraciones que conviene tener en cuenta.

En este artículo abordaremos dicha cuestión, por lo que invitamos a su lectura.

Según una Orden publicada en el BOE con fecha de 12 de abril, ‘Se establece la suspensión de toda clase de obra que suponga una intervención en edificios existentes, en los supuestos en los que en el inmueble en el que deban ejecutarse se hallen personas no relacionadas con la actividad de ejecución de la obra, y que, debido a su ubicación permanente o temporal, o a necesidades de circulación, y por causa de residencia, trabajo u otras, puedan tener interferencia con la actividad de ejecución de la obra, o con el movimiento de trabajadores o traslado de materiales.’ Así, la actividad de la construcción queda restringida en estos casos. No ocurrirá lo mismo cuando se trate de obras en las que, por circunstancias de sectorización del inmueble, no se produzca interferencia alguna con las personas no relacionadas con la actividad de la obra. Sería el caso, por ejemplo, de un edificio que esté en proceso de construcción y en el que todavía no viviera nadie.

El día 3 de mayo, se introdujeron ciertas modificaciones que implicaban que sí se permitían realizar ciertas obras en locales y viviendas, siempre y cuando se encontrasen deshabitadas y no tuvieran acceso los residentes a las mismas.

Pues bien, esta situación es la que ha venido sucediendo hasta esta semana que comienza, ya que el Ministerio de Sanidad acaba de publicar una orden mediante la cual la suspensión de obras en edificios habitados queda sin efecto, es decir, a partir del lunes 25 de mayo será posible la realización de dichas obras, que llevaban paralizadas desde hacía semanas.

Esta Orden es aplicable a todas las zonas que se encuentren como mínimo en Fase 1, lo que en la práctica afecta a todo el territorio nacional.

A partir del día 25 de mayo, por tanto, las obras de reforma y reparaciones, así como de decoración estarán permitidas en viviendas, aunque estas estén habitadas.

Esto es sin duda una gran noticia para muchos gremios implicados, que han visto paralizada en buena medida su actividad, y por supuesto para todas aquellas personas que tenían pendiente realizar alguna intervención en sus viviendas.

Por supuesto, no debemos olvidar que se deben adoptar una serie de medidas de seguridad y protección que garanticen que tanto los trabajadores como los habitantes de la vivienda no se encuentren en peligro de contagio.

Recordemos que estas medidas implican entre otras:
  • Llevar equipos de protección personales, como pueden ser mascarillas, y pantallas de protección.
  • Mantener la distancia de seguridad interpersonal, es decir, una distancia mínima de 1.5 -2 metros. 
  • También deben extremarse las medidas en cuanto a higiene, no solo personal, lo que implica el lavado frecuente de manos con agua y jabón y soluciones desinfectantes, si no en lo que respecta a todas las superficies con las que se entre en contacto, que deberán ser perfectamente desinfectadas. 

No debemos olvidar además que la ventilación de los espacios cerrados es muy importante, por lo que esta debe ser muy frecuente.

Afortunadamente, la situación actual está siendo más favorable conforme pasan los días, pero no debemos olvidar que esta crisis sanitaria nos obliga a seguir manteniendo ciertas restricciones.

¿Qué sucede con las zonas y piscinas comunitarias?

Respecto a las distintas medidas gubernamentales que afectan a comunidades de vecinos debemos recordar que el uso de zonas comunes aún está restringido y que con la llegada del verano, la apertura de las piscinas comunitarias implicará la necesidad de limitar el aforo a las mismas, así como establecer medidas extras de desinfección, higiene y distanciamiento.

Debemos permanecer atentos a todas las medidas que se acordarán al respecto para evaluar su aplicación en las comunidades de vecinos, atendiendo a las circunstancias particulares de cada una.

Desde nuestra administración de fincas de Zaragoza, les ayudaremos a resolver estas y otras cuestiones derivadas de la situación de carácter excepcional que estamos viviendo en estos momentos. No duden en contactar con nosotros para más información.
Alquileres e hipotecas tras la crisis del COVID-19

Ayudas para el pago del alquiler o la hipoteca por la crisis del coronavirus
Debido a la grave crisis sufrida por la enfermedad del COVID-19, conocido como coronavirus, muchos sectores de le economía se están viendo afectados.

Es el caso del mercado inmobiliario, cuyos usuarios se han encontrado, en muchos casos, con dificultades para abonar la hipoteca o el alquiler.

Debemos tener en cuenta que la situación económica del país ha sido complicada, pues no solo se cerraron comercios, sino que miles de trabajadores pasaron a verse incluidos en un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo).

Vista la situación, el Gobierno incluyó un pack de medidas que ayudaran a aliviar el impacto económico negativo de estos meses.
Entre ellas, queremos hacer referencia al caso concreto de los alquileres e hipotecas que se han encontrado vigentes durante este tiempo.

Medidas extraordinarias con respecto al pago de la hipoteca

Según el Real Decreto-ley 8/2020, e 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, se incluyó una moratoria hipotecaria para aquellos colectivos considerados como especialmente vulnerables.

Así lo indica la Exposición de Motivos de dicha normativa: ‘(...)es de especial importancia garantizar el derecho a la vivienda a los deudores hipotecarios en situación de especial vulnerabilidad que vean reducir sus ingresos como consecuencia de la crisis sanitaria del COVID-19’.

Seguidamente, los artículos 7 a 16 detallan con más amplitud esta cuestión. Así, en el artículo 9, se cita quiénes se consideran colectivos con vulnerabilidad económica:

• Que el deudor hipotecario pase a estar en situación de desempleo o, en caso de ser empresario o profesional, sufra una pérdida sustancial de sus ingresos o una caída sustancial de sus ventas.

• Que el conjunto de los ingresos de los miembros de la unidad familiar no supere, en el mes anterior a la solicitud de la moratoria:

i. Con carácter general, el límite de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples mensual (en adelante IPREM).

ii. Este límite se incrementará en 0,1 veces el IPREM por cada hijo a cargo en la unidad familiar. El incremento aplicable por hijo a cargo será de 0,15 veces el IPREM por cada hijo en el caso de unidad familiar monoparental.

iii. Este límite se incrementará en 0,1 veces el IPREM por cada persona mayor de 65 años miembro de la unidad familiar.

iv. En caso de que alguno de los miembros de la unidad familiar tenga declarada discapacidad superior al 33 por ciento, situación de dependencia o enfermedad que le incapacite acreditadamente de forma permanente para realizar una actividad laboral, el límite previsto en el subapartado i) será de cuatro veces el IPREM, sin perjuicio de los incrementos acumulados por hijo a cargo.

v. En el caso de que el deudor hipotecario sea persona con parálisis cerebral, con enfermedad mental, o con discapacidad intelectual, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33 por ciento, o persona con discapacidad física o sensorial, con un grado de discapacidad reconocida igual o superior al 65 por ciento, así como en los casos de enfermedad grave que incapacite acreditadamente, a la persona o a su cuidador, para realizar una actividad laboral, el límite previsto en el subapartado i) será de cinco veces el IPREM.

• Que la cuota hipotecaria, más los gastos y suministros básicos, resulte superior o igual al 35 por cien de los ingresos netos que perciba el conjunto de los miembros de la unidad familiar.

• Que, a consecuencia de la emergencia sanitaria, la unidad familiar haya sufrido una alteración significativa de sus circunstancias económicas en términos de esfuerzo de acceso a la vivienda, en los términos que se definen en el punto siguiente (...).

Medidas extraordinarias con respecto al pago del alquiler

En cuanto al alquiler, el Gobierno también ha estado preparando medidas para ayudar a aquellas personas que no pudieran hacer frente al pago mensual de la Renta del alquiler, es decir, los colectivos más vulnerables.

Ello se llevaría a cabo media una línea de créditos, la cual estaría disponibles para estos colectivos de mayor vulnerabilidad.

Recuerde que si desea más información puede acudir a nosotros, pues somos profesionales de la materia y estamos aquí para ayudarle a resolver las dudas que puedan existir sobre el tema.

Desde nuestro Despacho de Administración de Fincas de Zaragoza, ponemos a su disposición todos nuestros recursos jurídicos para ayudarle con esta situación o con cualquier otra duda que pueda tener.

Solo tiene que contactar con nosotros y nuestros profesionales le atenderá lo antes posible.
¿Bajarán los precios de las viviendas en este año?
Como es natural, la situación del mercado inmobiliario es un tema que suele estar en el punto de mira de los ciudadanos, tanto para quienes están buscando comprar una vivienda como para quienes desean venderla.

Así pues, nos planteamos qué previsiones pueden cumplirse en este 2020.

Previsiones de precio de la vivienda en 2020
No es ningún misterio que este mercado ha venido reflejando los problemas de la crisis financiera en España: por eso, desde el año 2014 se han sucedido una serie de subidas consecutivas, que han dificultado mucho la posibilidad de acceder a una vivienda.

Sin embargo, según los expertos en el sector inmobiliario, parece que este año se va a caracterizar por cierta moderación en lo que a precios se refiere.

Según la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE), existirán zonas con un comportamiento plano, como algunas ciudades de Castilla y León, Castilla-La Mancha y Extremadura.

En cambio, en aquellas zonas con mayor demanda se producirán incrementos, aunque más suaves.

Aquí podríamos citar el caso de Madrid, Barcelona, Málaga, Valencia, Baleares o Canarias, muy vinculadas al turismo o la actividad empresarial, e incluso a ambas cosas.

Por su parte, la consultora CBRE, considera que a nivel agregado en España, se prevén tasas de crecimiento en precios de compraventa para 2020 en torno al 2%-3%.

Evidentemente, las políticas adoptadas por el nuevo Gobierno también tendrán un gran impacto en el sector inmobiliario, pudiendo frenarlo o incentivarlo.

Por ejemplo, si se crean nuevos puestos de trabajo y se mantienen los ya existentes, será más probable que se realicen nuevas operaciones inmobiliarias.

La seguridad económica y legal estimula a los compradores, y a la inversa en sentido contrario.

¿Qué debo tener en cuenta antes de firmar una hipoteca?

Aunque la cuestión relativa a los precios tienda a estabilizarse, desde nuestra Administración de Fincas queremos recordar la importancia de consultar siempre y de forma previa con un profesional jurídico, a fin de firmar el contrato de hipoteca en las mejores condiciones posibles.

Como hemos comentado en otros artículos anteriores, es muy importante tener en cuenta aspectos como los siguientes:

 • Valorar meditadamente la cuota del préstamo. Un préstamo más largo nos permite tener una cuota más baja, pero también acabaremos pagando más al Banco. Por eso, aunque nos sintamos tentados de elegir en un primer momento una hipoteca a largo plazo (por ejemplo, a 20 años) deberemos pensar si realmente es la opción que nos conviene.

Según los expertos, el gasto empleado en vivienda no debería superar el 30% de nuestros ingresos netos. Así, por ejemplo, si los ingresos son de 1500€, el gasto en hipoteca no debería superar los 450€.

 • Vinculaciones financieras. A menudo las entidades nos ofrecen una rebaja en el interés, con la condición de que contratemos ciertos productos (seguros, tarjetas...).

Por eso, antes de firmar la hipoteca, tendremos que ver si nos compensa contratar un producto.

Avalistas. También es muy frecuente que el Banco nos pida un aval para hacer frente al pago de la deuda, caso de que nosotros no pudiéramos hacerlo.

A veces elegimos a nuestros avalistas pensando que es una mera formalidad y que no se dará el caso de que deban aportar dinero, pero tenemos que ponernos en el caso de que sí fuera necesario, sobre si el avalista tiene una situación económica delicada. ¿Qué ocurrirá entonces?

Por todo lo dicho, si tiene alguna duda sobre el tema le invitamos a que se ponga en contacto con nosotros, pues nuestro equipo podrá resolver sus dudas y ayudarle.

Nuestro Despacho en Zaragoza acumula una amplia experiencia en el sector, habiendo ayudado satisfactoriamente a muchos clientes.


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información