976 467 576
Obligaciones fiscales de las comunidades de vecinos

Obligaciones fiscales de las comunidades de vecinos

 

Las Comunidades de Propietarios, si bien carecen de personalidad jurídica, tal como determina el artículo 35.4 de la Ley Tributaria, sí tienen la condición de obligados tributarios, lo que significa que tiene obligaciones fiscales que hay que cumplir.

Tendrán la consideración de obligados tributarios, en las leyes en que así se establezca, las herencias yacentes, comunidades de bienes y demás entidades que, carentes de personalidad jurídica, constituyan una unidad económica o un patrimonio separado susceptibles de imposición.

Esto implica, por lo tanto, que deberán declarar los ingresos que perciban por la concesión de ayudas y por el arrendamiento de bienes comunes. Los propietarios, además, también tendrán que declarar dichos ingresos en su impuesto sobre la renta (IRPF).

Es fundamental que, para evitar sorpresas o sanciones indeseadas, las Comunidades de Propietarios conozcan cuáles son sus obligaciones en este ámbito y sepan llevarlas al día. Con este propósito, vamos a ver de forma esquemática cómo podemos cumplir con dichas obligaciones, analizando qué formularios nos van a hacer falta y cuál es su función específica.

Modelos de presentación de impuestos para comunidades

En primer lugar, deberemos tener en cuenta los Modelos 111 y 190. Estos Modelos se usan en el contexto de las Comunidades que tienen contratados empleados, por ejemplo, porteros, vigilantes o jardineros; así como profesionales cualificados como Administradores de fincas, Procuradores o Arquitectos, entre otros. 

En estos casos es fundamental diferenciar entre aquellos trabajadores que trabajan en régimen de autónomos y a los que trabajan para una sociedad mercantil, dado que solo en el primer supuesto será necesario practicar una retención. La retención se hará a través del Modelo 111, de forma trimestral, y anualmente con el Modelo 190, en forma de declaración informativa de retenciones e ingresos del ejercicio en cuestión.

Por otro lado, también de deberá presentar el Modelo 347, si han existido pagos a terceros o adquisiciones de bienes y servicios que superen la cantidad de 3.005,6€, IVA incluido. Como excepción a este Modelo, en el caso de las Comunidades de Propietarios, quedarán excluidos los suministros de electricidad, agua, combustibles y las primas de seguros.

Otras obligaciones fiscales

Además de las cuestiones que hemos mencionado anteriormente, también existen otros Modelos que habrá que tener en cuenta para que la Comunidad cumpla completamente con sus obligaciones fiscales. 

La Comunidad tendrá la obligación de declarar el IVA correspondiente a la realización de actividades económicas, como es el caso del arrendamiento de zonas comunes (por ejemplo, arrendar la fachada para colocar publicidad, o arrendar la azotea para instalar una antena). 

En tales casos, la Comunidad estará obligada a emitir una factura con el correspondiente IVA, que por norma general será del 21%. Solo podrá deducirse el IVA soportado si los gastos tuvieran una relación directa con la obtención de los rendimientos. La declaración del IVA se hace a través del Modelo 303, teniendo presentes los plazos de presentación que existen para ello:

  • En el caso del segundo, tercer y cuarto trimestre, se presentará del 1 al 15 de abril, julio y octubre.
  • En el caso del primer trimestre, se presentará del 1 al 27 de enero.

Paralelamente, la Comunidad también tendrá que presentar el resumen anual del IVA mediante la presentación del Modelo 390.

Finalmente, la Comunidad deberá tener presente el Modelo 184. Se trata de una declaración informativa de carácter anual. 

Si bien es un formulario obligatorio, solo tiene carácter informativo, el cual debe incluir las siguientes cuestiones: identificación de cada uno de los miembros de la Comunidad y cantidad atribuida a cada comunero. 

Este Modelo tiene un plazo de presentación del 1 al 31 de enero, siempre en referencia a las rentas que se hubieran recibido en el ejercicio anterior. 

En el caso de las subvenciones, estas deberán declararse en el ejercicio en que se cobren en la cuenta corriente, y no cuando se apruebe dicha subvención. Por otra parte, en el caso de que las rentas sean inferiores a 3.000€ anuales, no será obligatorio presentar el citado Modelo.

Para llevar a cabo esta importante labor fiscal, los Administradores de Fincas prestamos nuestros servicios y asesoramos a todas las Comunidades de Propietarios que lo necesiten. 

De esta forma, ninguna Comunidad tendrá que preocuparse por no presentar un Modelo a tiempo, o por no poder completar alguno de los datos que se piden: estas cuestiones serán gestionadas por el Administrador de Fincas. Así pues, si necesita ayuda con este u otros asuntos relativos a la materia, recuerde que puede ponerse en contacto con nuestro Despacho de  Zaragoza, donde trataremos su caso de forma totalmente personalizada y eficaz.



Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información